sábado, 17 de noviembre de 2012

Circular por la Sierra de Ortegicar (Málaga)



En esta ocasión, vamos a realizar una ruta por una zona poco visitada, y poco explorada. Concretamente la Sierra de Ortegicar, casi lindando con el Parque Natural de la Sierra de las Nieves.


Estaremos algo menos de siete horas de ruta, con un desnivel acumulado de unos 500 m, y unos 10 km d recorrido.
12 compañeros nos damos cita, coordinados por nuestros compañeros Victor y Joaquín.


Nos desplazamos hasta la localidad malagueña de Cuevas de Becerros, cerca de Campillos. En un cruce nos desviaremos hacia El Burgo, y a unos 3 km cogeremos la pista que sale a mano izquierda y que nos llevará directamente al cortijo de los Rompedizos.
Ya vemos alla a lo lejos los grandes paredones a los que deberemos de ir.


Pues allá vamos, son las 10,15 y hace una buena temperatura.
Estaremos en torno a los 630 metros de altura.


Cogeremos la pista que hay junto al cortijo, y a unos cien metros empezaremos a subir, dirigiéndonos hacia los paredones.



Allá abajo vamos dejando el cortijo.
En la subida, son sucesivas las paradas en busca de espárragos.
Algunos no lo pueden evitar.


Ya estamos casi en el cerro de los Escribanos, a unos 950 metros de altura. Los buitres no dejan de revolotear sobre nuestras cabezas.




Las vistas de los alrededores son fantásticas. Podemos ver la Sierra de las Nieves, a lo lejos el mar, incluso llegamos con nuestra vista ver la Maroma.







Aquí la fotillo de grupo, para que no se diga que aquí no estuvimos.





Ya sobre el cerro del Escribano, seguimos subiendo hacia una zona de rocas, ya cercana a la cumbre de Ortegicar.


Estamos sobre los grandes paredones que podiamos contemplar desde el cortijo. Aquí, varias fotillos en los mismos bordes de las paredes.



Iremos bordeando los paredones para disfrutar de unas excelentes vistas.



Deberemos de subir algunas zonas de rocas, para seguir por los paredones.






Aquí Victor se lanza hacia las rocas  voladizas, quiere tener otras fotillos de recuerdo.





Ya está bien de tanto cortado. Allí vemos la cumbre del Ortegicar, hacia ella nos dirigimos.




Pero !Ojo¡ por donde pisamos. Hay quien está pendiente de nosotros.




Llegamos a la cumbre (963 m), un par de horas en llegar. Entre los espárragos, y el disfrute de las vistas parecia que nunca íbamos a llegar.



Empezamos a bajar, con dirección al pantano del Guadalorce (a lo lejos), y el monte Huma (cuantos recuerdos).


En el camino, algunas formaciones de rocas de gran belleza.



Esto de subir y bajar rocas, parece que va con nosotros.
En fin, mejor esto, que estar tumbado. 



Deberemos de bajar hacia ese pequeño boquete de pinos.
Por cierto, son las dos de la tarde. Hora de comer.


Al fondo vemos el monte al que nos tenemos que  dirigir. Pero para ello deberemos primero atravesar el pinar y saltar la alambrada.





Ya salimos del pinar, por la otra alambrada.
Ahora nos toca crestear un rato. Aunque un grupo de cuatro compañeros prefieren tirar por la pista.
Nos encontraremos en el collado existente al final de la cresta.



Ahora silencio total.
Hay que estar muy atentos a donde se pisa, y donde, y como se colocan las manos.
Algunos pasos son delicados.
Allá vamos.













!Uffffff¡, por fin.
Vaya tramitos de cresta.
Le ha dado un poco de adrenalina a la ruta.


Allí están nuestros otros compañeros.
!Ea¡, a contar batallitas.


Estamos al final de la pista, por la que han venido nuestros compañeros.
Ahora tendremos que buscar un lugar de bajada hacia el cortijo.
Vemos un canal, por el que parece que podemos bajar.
Joaquín y Pepe van a ver como está el terreno.
Imposible tirar por allí, hay un fuerte cortado.



Tendremos que subir una pequeña  loma de unos 150 m de desnivel.
Una vez arriba ya vemos allá a lo lejos el vertice geodesico del Ortegiccar.


Este morrón es una buena referencia tanto para la bajada como la subida.


Ya son  las cuatro de la tarde. Final de la ruta.
Bonita ruta, y un formidable cresteo por la Sierra de Ortegicar