miércoles, 28 de junio de 2017

Subida al Caballo (3011 msnm) Sierra Nevada Junio/17



En este último fin de semana de junio, y cerrando la temporada con nuestro club, nos vamos a Sierra Nevada, concretamente haremos una circular que nos llevará hacia el pico el Caballo, el más occidental de los 3000s, y para ello partiremos de Hoya de la Mora (2500 msnm)


En esta ocasión nos damos cita cuatro compañeros: Miguel Ángel, Felix, Victor (el organizador de la ruta) y el que escribe. Hace un buen día, los calores de estos días atrás parecen que se han aplacado, y a esta altura de Sierra Nevada aún más, aunque el pronóstico de mañana será  de algo de viento que soplará del sur.
La idea es hacer una circular desde Hoya de la Mora-Laguna de las Yeguas-Lagunillas de la Virgen-Elorrieta-Valle de Lanjarón-"Vereá cortá"-refugio del Caballo-Pico del Caballo con un total de 16 km, unos 900 metros de desnivel acumulado, y siete horas y media de pateo. Dormir en el refugio del Caballo y al día siguiente hacer la vuelta por la cresta de otros 3000s: Refugio del Caballo-Tajos alto-Tosal del Cartujo-Elorrieta-Lagunillas de la Virgen-Laguna de las Yeguas-Hoya de la Mora, para ello echaremos seis horas, 15 km de recorrido y unos 400 metros de desnivel acumulado.



Son las 11 de la mañana cuando una vez aparcado nuestro coche en Hoya de la Mora preparamos todos nuestros bártulos para pasar el fin de semana. Como no sabemos si habrá sitio en el refugio, por si acaso, llevamos nuestras tiendas por si tenemos que abrirlas en las corraletas.


Los primeros pasos, hasta que nos acostumbremos, la mochila con tanto peso nos tira para atrás...y para arriba buscando la escultura de la Virgen de las Nieves, y después con dirección a Borreguiles


Una vez en el monumento de la Virgen, en vez de tirar de frente como con dirección al Veleta, empezamos a coger la pista que sale a mano derecha y que nos llevará hasta la estación de Borreguiles.


Vamos dejando atrás los distintos protectores de madera para las avalanchas de nieve. De frente vemos el observatorio.


Dejamos a nuestra derecha Borregiles que se encuentra a unos 2700 metros de altura.


A nuestro paso vemos a otros tantos montañeros que con destinos muy diversos, también van a pasar el fin de semana. Algunos corredores con poco peso en sus espaldas, otros tantos que montan sus bicis en los remolques y una vez arriba se tiran cuesta abajo a gran velocidad...Nosotros vamos para arriba en plan tranquilo, queremos disfrutar.


Vamos dejando atrás estas curiosas formaciones ...


Y ya acercándonos a la laguna de las Yeguas, un potrillo intenta salir a nuestro encuentro, pero sus "papas" lo alertan y lo frena, y entonces placenteramente empiezan a pastar.


Dos horas después de haber empezado nuestra marcha, llegamos a la laguna de las Yeguas (2873 msnm).  Conocida también como la laguna de Dilar.


Aunque su origen es natural, se realizaron diferentes obras para encauzar las aguas y formar un pequeño embalse, que es como se encuentra actualmente, y que sirve para abastecer a la estación de esquí de Sierra Nevada.


Llevamos un par de horas de marcha, un pequeño descanso junto a la orilla del lago, unos refrigerios y a seguir hacia adelante, que ya pronto viene el subidón...


Avanzamos junto a las bajadas de agua que procedentes de las montañas, en algunos  tramos corre fresca y transparente, y en otros la verdina de las orillas queda mezclada con las aguas.


Al poco llegamos a las lagunillas de la Virgen (2982 msnm),


Y una vez pasada esta y bajo los Tajos de la Virgen y el el Fraile de Capileira, empezamos a ascender por un caos de rocas (recientemente desprendido), aunque bien marcado con hitos, en algunos tramos ha quedado tapado por el desplazamiento de rocas.
La subida, de unos 200 metros de desnivel se hace un poco dura, así que nos lo tomamos con calma.


Una parada para sesoplar algo...y d nuevo para arriba.


A veces, en el caos de rocas, hay que pisar con precaución porque muchas están sueltas, y una caída aquí, es mal asunto.



Una vez superado el subidón y llegando al collado, a nuestra izquierda, a pocos metros, vemos el refugio de Elorrieta (3196 msnm).


Son las 15:00 horas, eso quiere decir que hasta aquí hemos echado cuatros horas, en plan tranquilo, así que aquí comeremos.


Este refugio fue construido entre los años 1931 y 1933 y bautizado con ese nombre en honor del Director General de Montes, D. Octavio Elorrieta.
Durante la Guerra Civil fue ocupado por destacamentos africanos de las fuerzas nacionales, después fue abandonado y dedicado a refugio ocasional de montaña. 


En los años 60 se reconstruyó y adecentó para ser cedido a la Federación Española de Montaña, que declinó seguir usándolo a partir de 1993, al caducar su concesión. 


Como es habitual ya en Sierra Nevada, al igual que en otras sierras, las cabras montesas están atentas a la llegada de los montañeros...algo de comida siempre cae para ellas.


Un macho con dos buenas astas también se quiso acercar, pero este a diferencia de las hembras, poco o nada pudo comer.


Tras nuestro exquisito manjar (los bocatas de siempre), ¡bravo, hemos quitado algo de peso en las mochilas!, dio hasta para una pequeña "tumbada" de nuestro compañeros Víctor.


Media hora después, emprendimos la marcha de nuevo, y aunque todavía no teníamos claro el sentido de la ida y la vuelta, tras algunos minutos de estudio, decidimos ir por el Valle de Lanjarón y volver por la cresta. 


Pues allá vamos, buscando la laguna de Lanjarón, sin llegar a ella ya que el sendero corre por su parte superior y perfectamente señalizado.


Tras una buena bajada, en tramos zigzagueando, pasamos a la otra vertiente del arroyuelo que trae las aguas de la laguna.


Allá en lo alto vemos donde nos hemos dejado el refugio de Elorrieta. ¡Buena bajada!


El sendero ahora discurre por una especie de calzada, en donde las piedras están perfectamente colocadas para facilitar el paso de los senderistas y montañeros. 


El serpenteo de dicha calzada al paso de grandes rocas de color rojizo, dan una bonita estampa.


Y casi sin darnos cuenta llegamos a la laguna de Bolaños, en donde el pico del Caballo destaca esbeltamente tras sus aguas.


Ahora el sendero se sitúa mas a media altura y adosado a los 3000s del Tosal del Cartujo y Tajos Alto. A partir de aquí ya hay que tener bastante precaución, la piedra está muy suelta, y una caída hará que rodemos hasta el mismo valle del Lanjarón. 



¡Y por fin llegamos a la esperada "Verea Cortá"! (no recomendada para quien padezca de vértigo).
El sendero desaparece, y pegado a la pared de rocas se ha instalado una cadena para facilitar el paso por esta zona algo delicada, pero que sin muchos problemas se puede pasar.


Ahí vamos los cuatro, aunque con los mochilones tenemos que tener más precaución.
Primero pasa M. Ángel, después yo, Felix y Víctor







Y para que quede más gráfico el paso de la "verea cortá" ahí va un vídeo.



Seguimos avanzando y allí al fondo no perdemos de vista el pico del Caballo al que todavía nos queda por llegar.



Empezamos a estar cansadillos, y muestra evidente son las caras de mis compañeros haciendo este pequeño descanso.


El sendero sigue a media altura sin bajar a la laguna de Nájera que vemos allá abajo. En una hora aproximadamente llegaremos al refugio.


Según nos vamos acercando al refugio, vemos que desde la laguna suben un par de montañeros, y más otros dos que vemos en la misma puerta del refugio ya son cuatro, con lo que aplicando una simple operación matemática de suma y junto con nosotros cuatro, ya somos ocho, así que  rápidamente aligeramos el paso, puesto que la capacidad del refugio son para unos ocho o nueve.
...Y eso evitará tener que montar nuestras tiendas...


Dicho y hecho, tras unas siete horas y media de marcha, cogimos sitio para dormir en el refugio (2850 msnm).


Una vez instalado y tras nuestro merecido descanso, comentamos por la posibilidad de subir al pico del caballo en ese momento. Víctor y M. Ángel no están por la labor, van demasiado cansados, así que Felix y yo nos miramos y al poco ya estábamos ascendiendo los casi 200 metros que hay de desnivel.


Rodeando la misma laguna del Caballo, subimos hasta el mismo collado desde el que ya enfila la cumbre y que estará a unos 100 metros de desnivel.


En plan tranquilo fuimos ascendiendo con unas bonitas vistas de gran parte de la cresta de los 3000s: Veleta, Cerro de los Machos, Alcazaba, Mulhacen, Tajo de los Machos, Tajos altos, Tosal del Cartujo, Elorrieta...¡que hermoso lugar!


Una vez arriba foto del grupito reducido, un poco de charla, de disfrute y para abajo, que la sombra de las montañas ya están llegando hasta el mismo refugio...y sabemos que cuando a 3000 metros de altura eso sucede, la temperatura empieza a bajar


Una vez en el refugio, a descansar un poco...a cenar y a las diez y media de la noche ya estábamos dentro del saco.
La noche, sin que hiciera mucho frío, si que en el exterior se oía un fuerte viento, de hecho cuando salimos a evacuar, el viento parecía tirarnos (además de estar medio dormido).

Por la mañana cuando enciendo mi cámara me doy cuenta que me la dejé encendida, con lo que la batería se consumió, así que todas la fotos que aparecen a partir de este momento corresponden a mis compañeros Felix y Víctor.


Por la mañana, poco después de las siete y media emprendimos nuestra marcha de vuelta, ahora por la cuerda de un par de 3000s.



Cuando llegamos al collado, planteamos la posibilidad de subir al Caballo. Felix y yo ya lo habíamos subido, y Víctor también en otras tantas ocasiones, con lo que lo subiríamos si M. Angel quería ascenderlo. El no estaba por la labor, prefería guardar las fuerzas para el largo trayecto de vuelta, con lo que pusimos rumbo hacia Tajos Alto por la cuerda.




En la mañana, corría fuertes ráfagas de viento, con lo que nos tuvimos que abrigar bien, aunque pasado un buen rato la ropa ya sobraba.




Siguiendo por el sendero marcado con hitos de piedra conseguimos alcanzar el pico de Tajos Altos (3004 msnm). En casi todo el trayecto el sendero va llaneando exceptuando la última subida que se hace muy empinada,(de unos 150 metros de desnivel)


Foto de grupo...y a seguir por la cresta.


Nos dirigimos ahora hacia el Tosal del  Cartujo (3152 msnm). Su cumbre destaca perfectamente porque la vemos coronada con un grupos de grandes rocas.



Tras otro rato de pateo, llegamos a su cumbre, aunque en este momento con unas gotitas de agua que empezaron a caer.


¡Foto de grupo de nuevo en el Cartujo!


Y al poco empezamos a descender de la cuerda de los 3000s, pero ¿por donde?
Una pequeña brecha abierta entre las rocas nos da paso a la altura de la laguna de Lanjarón


Hay que tener mucha precaución ya que la brecha está muy expuesta verticalmente.


Y ya bajando (con mucha precaución en algunos tramos muy voladizos hacia los cortados) en busca del llano que hay debajo del refugio de Elorrieta (al que ahora ya no llegaremos).

Y desde este punto, la vuelta hacia Hoya de la Mora sería por el mismo lugar de subida.

Cuando llegamos al coche, el cielo se empezó a poner más obscuro y como era de esperar empezó a llover, justo a tiempo. 
A las dos de la tarde pusimos rumbo hacia Sevilla...pero eso si haciendo antes un alto en el camino para tomarnos nuestro bien merecido plato alpujarreño.

¡Fantástica ruta de la que hemos podido disfrutar todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario