domingo, 10 de junio de 2012

Subida a la Sagra (2383 m) Jun/12






Esta vez si, en esta ocasión si coronamos la Sagra. Ya el año pasado lo intentamos, pero una fuerte tormenta de nieve no los impidió.
La Sagra, está ubicada en la zona del Altiplano granadino, y cerca de la localidad de Puebla de Don Fadrique. Es un gran mole de casi 2400 m de altura, en la que solitaria y aislada, es la de mayor desnivel de toda España en estas caracteristicas de aislamiento.
Diez compañeros nos dimos cita para realizar esta ruta, además el resto del finde lo dedicamos para hacer un sendero por la Sierra del Cartril y visitar la ciudad troglodita de Purullena, cercana a Guadix.

Nuestro lugar de residencia lo instalamos en Huéscar (Granada), y desde ahí partiremos para ascender a la Sagra, en la que tendremos unos 1100 metros de desnivel, unos 20 km de recorrido, y siete horas y media de pateo. Su método MIDE podría considerarse como de 3334, siendo de dificultad media-alta.

La sagra vista desde la carretera que une Huescar con Santiago la Espada

Desde Huéscar salimos para el área recreativa de la Santa (18 km), por una carrterilla asfaltada, por la que pudimos disfrutar de un bonito paisaje, y alguna que otra ardilla correteando y saltando de rama en rama.



A las 8,30 horas estamos en la Ermita de la Santa (a unos 1200 m de altura), parece que va a hacer algo de calor, por lo que cargamos las mochilas bien de líquidos.
Empezamos la ruta por el arco que nos encontramos junto a la Ermita. A los cinco minutos estamos en la pista.


Seguimos avanzando por la pista, y en pocos minutos llegamos a un cruce con un montículo de piedras, nosotros tiraremos por el de la izquierda, si seguimos de frente llegariamos al refugio.


A unos 100 metros acortamos hacia la derecha (evitamos seguir por la pista) por una zona llana de labranza.


Cuando divisamos un grupo de eucaliptos, nos dirigimos a ellos, a su derecha se encuentra el cortijo en ruinas que queriamos tomar como referencia.


En una media hora alcanzamos dicho cortijo. Aquí tenemos una fuente por si queremos reponer agua.



Avanzaremos por el carril que sale por detras de la fuente. A los 50 metros empezamos a subir por una pequeña torrentera. A los pocos minutos estamos de nuevo en la pista de subida.



A los pocos metros ya encontramos un hito de piedras, cogeremos el sendero que sale a la izquierda. A partir de aquí el camino ya está perfectamente marcado, aunque hay que ir muy atentos a los hitos, ya que en algunos tramos parece perderse.


El sendero discurre todo el tiempo por un bosque de pinos. Es de agradecer, ya que nos alivia de este calor.



En poco más de una hora llegamos al collado y pradería de los Toscanillos (1730 m), donde allá abajo veíamos el refugio. Aquí esperamos a dos compañeros que habían subido con el coche hasta el refugio de la Sagra.


Seguimos avanzando, en algunos tramos el sendero se adentra en el bosque, y en el otro a cielo abiero, donde podemos disfrutar de las hermosas vistas de los morrones de los zamarillos y el Revolcadores (techo de Murcia ) allá a lo lejos.



Dos horas y media después alcanzamos el collado de las Víboras (1852 m). De frente parece la Sagra, pero no es más que la antecima.



Ahora tenemos una fuerte subida de casi 300 m de desnivel. Cada uno a su ritmo todos para arriba. Menos mal que corre una brisa fresquita, y nos hace más agradable la subida.






Frente a nosotros un paredon de roca a la que nos dirigimos.  Aquí hay un tramo algo más delicado, al que hay que prestar especial atención.



El terreno esta resbaladizo debido a la gran pendiente, así que a subir con cuidado. De frente vemos un pequeño abrigo en forma de cueva. Vendría bien para refugiase de las posibles inclemencias del frío invierno de esta montaña.


A la derecha el famoso "embudo". Una empinadísima subida, donde ya en otras ocasiones varios compañeros del club habíamos comentado de hacerlo pero con nieve. 



Ahora si, esa si es la Sagra. El sendero nos llevará suavemente hasta su cumbre.
!Me recuerda un poco al Moncayo, en este tramo final¡



De vez en cuando miramos hacia atrás para contemplar hemosas vistas.



Son las 12,30, esto quiere decir que hemos tardado cuatro horas en alcanzar su cumbre.


Aquí una foto de las feminas campeonas del grupo.


Y aquí todo el grupo al completo. Esta en la cumbre de la Sagra (2383 m). Por fin esta vez no se resistió.
Hace una excelente temperatura (unos 14º), la brisa es fresquita. Incluso algunos optan por abrigarse un poco.


Algunos dejan sus escritos y comentarios en el cuaderno de notas. Aquí cada uno escribe sus sensaciones.


Desde aquí podemos contemplar la Sierra de Baza y los 3000s de Sierra Nevada, distinguiéndose perfectamente los más altos: Veleta, Los Machos, Alcazaba, Mulhacen. Y por otra parte la Sierra del castril, y detrás Sierra de Cazorla.


Bueno a bajar se ha dicho. Quince minutos aquí arriba disfrutando de hermosas vistas.





Llegamos al tramo algo más delicado comentado anteriormente. Aquí algún compañero lo tiene más complicado en la bajada. Pero poco a poco irá descendiendo.



Y si hay que colocar el trasero al suelo, sin problemas, lo importante es que cada uno se asegure bien en la bajada.






Ya en el collado de la Víbora buscamos una sombra para comer, como siempre que subimos a las montañas, pudimos disfrutar de un excelente restaurant con unas vistas impagables.

Ya en el cortijo nos refrescamos un poco, y en poco más de quince minutos estábamos el Ermita de las Santas. Lllegando a nuestro destino a las 16 horas.
De los diez compañeros que nos juntamos, cinco volvieron para Sevilla, y el resto nos fuimos a visitar unos gigantescos árboles Secuollas.

Desde las Santas nos dirigimos a la carretera que une Santiago la Espada (en Jaén) y Huescar. El km 23 aproximadamente, y junto a una indicación que pone cortijo de la Losa, nos encontramos un gigantesco ejemplar de Secuolla.






Un poco más adelante y en la parte izquierda de la carretera, detras de una cancela (podemos pasar) nos encontramos un grupo de unos 16 ejemplares del mismo árbol.





El viernes por la noche cuando llegamos a Huescar, ya habíamos reservado para comer en Casa Felipe la famosa "lata". Un exquisito guiso de cordero, donde nunca mejos dicho "nos chupamos hasta los dedos"
¿Gustáis?




No hay comentarios:

Publicar un comentario