martes, 13 de diciembre de 2016

Ferrata de Benaoján (Dic/16, Enero/17) y Benaoján iniciación (Enero/17)


En el día de hoy Pepi, Víctor y yo teníamos previsto realizar las vías ferratas de Montejaque y de Benaoján; acabamos de regresar de trepar las paredes de la "reina de las ferratas", la espectacular y grandiosa vía de Montejaque todavía con los brazos cargados nos trasladamos a la cercana localidad de Benaoján para realizar esta otra ferrata.


El inicio de la ferrata se encuentra en la salida del pueblo, a unos 100 metros bajando por la carretera. A unos cinco minutos andando veremos las grapas en las paredes a nuestra izquierda.


Aunque esta ferrata no es muy larga, requiere de cierta destreza para realizarla ya que nos encontraremos un extraplomo bastante atlético y algunas grapas muy separadas unas de otras, y que las personas bajitas lo pasarán un poco mal, nuestra compañera Pepi lo sufrió en sus propias carnes. Incluso con piernas no tan cortas tienes que hacer un esfuerzo para alcanzar la siguiente grapa.


Un poco más adelante, antes del puente tibetano hay otro extraplomo pero de menor dificultad y que se puede pasar sin problemas. Por tales motivos esta vía ferrata la podríamos valorar con un nivel K2-K3 (máximo 6) teniendo las siguientes características:

Fuerza:3
Factor psicológico: 4
Resistencia: 3
Terreno:2
Equipamiento:1


Empezamos la ferrata con una buena temperatura. Pepi se coloca primera, después Víctor y cerrando el grupo ahí voy yo


En el primer tramo empezamos a coger altura, subiendo unos 40 metros, y ya aquí es donde nos encontramos algunas grapas muy separadas unas de otras, así que atención.


Y llegamos al extraplomo con una pronunciada barriga y un pequeño techito. De este modo, a preparar la baga de reposo por si la tenemos que utilizarla y a tirar de  los brazos para subir. 


La vía ahora se desplaza hacia la derecha en busca del puente tibetano, pero antes tendremos que superar otro pequeño extaplomo que fácilmente se puede pasar (en la foto está por debajo de Pepi)


Víctor lo está pasando ahora, vemos como sus brazos se enganchan a las grapas, al igual que las lagartijas a las paredes. Pepi ya va atravesando el puente tibetano.


Víctor aprovecha desde arriba para inmortalizar mi paso por el extraplomo. Voy tan concentrado que no miro ni hacia arriba, y por supuesto tampoco hacia abajo. Los brazos bien tirar hacia afuera.


Algunas grapas después y ya llegamos al puente tibetano en el que manteniendo bien el equilibrio se puede pasar sin problemas.






Superado este último obstáculo terminamos la ferrata, para ello habíamos echado unos tres cuartos de hora. Contentos y relajados por nuestra jornada ferretera, nos quedamos algunos minutos charlando y contemplando las hermosas vistas de Benaoján.


En la bajada al pueblo hay que estar muy atento al camino ya que no hay hitos marcados, pero la dirección hacia el pueblo hace que no sea complicado. En 15 minutos llegamos abajo.

Y como siempre que toca ahora...una cervecita fresquita en buena compañía.


Repetida de nuevo en (Enero/17)











Benaojan infantil/incicación (Enero/17)

Esta coqueta y fácil ferrata (infantil/iniciación) al estar a escasos metros de la otra de Benaoján, es una aportación ideal para aquellas personas que se quieran iniciar en esta actividad.


Nosotros no la conocíamos, así que cuando terminamos la anterior nos acercamos para verla, y ya que estábamos allí la hicimos. Sobre todo para conocerla y poder ser una buena ferrata para los compañeros que se quieran iniciar.


Ubicada a unos cien metros de la anterior, siguiendo por la carretera hasta la altura de la estación de Benaojan, junto a una fuente.
Los coches los podemos dejar en la misma carretera Benaojan-Ronda


Tiene un corto recorrido con un par de puentes tibetanos. El primero muy bajo, acondicionado para los críos y el segundo algo más alto pero con los cables muy bajos para los adultos (ver fotos).
Ademas las grapas están muy juntitas, preparado para los pequeños.




No hay comentarios:

Publicar un comentario