lunes, 21 de noviembre de 2016

Ferratas de Ronda: La Escalerilla de la Muerte y la Sevillana (Nov/16)




Ayer de montaña y hoy de Ferrata, y casi siempre atraído por esta hipnotizante Serranía de Ronda. Algo tendrá cuando pasamos tanto tiempo por estos bellos rincones. Hoy toca realizar las vías ferratas de Jimera de Libar y las dos que hay en Ronda: La escalerilla de la muerte y la Sevillana.
Son vías fáciles e ideales para iniciarse en esta disciplina. De hecho, nuestro compañero Víctor ha organizado esta ruta con esa finalidad.
Somos siete socios del club los expedicionarios de esta actividad, cuatro con experiencia y tres que se estrenan en el día de hoy.

Nos dirigimos primero a la ferrata ubicada en la localidad de Jimera de Libar (pulsar aquí e ir al final de la entrada)


Una vez realizada la la ferrata de Jimera de Libar nos trasladamos a la hermosa ciudad de Ronda, y para ello  nos dirigimos hacia el barrio de San Francisco, bajando hasta los Molinos del Tajo. El aparcamiento lo haremos en el carril empedrado junto a la Puerta del Viento.   




Una vez aparcado los coches pasaremos por el arco de la Puerta del Viento y a los pocos metros tenemos el inicio de la primera vía ferrata, La escalerilla de la muerte.


Estas vías ferratas son en realidad la adaptación con cable de vida de un antiguo atajo vertical usado por los campesinos del pueblo. Ambas ferratas se encuentran muy cerca una de la otra, acabando las dos en el mismo lugar, junto a la Puerta del Viento.


De entre todas las dificultades que tiene una vía ferrata (K1-K6) esta la podíamos catalogar como K1, es decir fácil, sin ningún problema a destacar, solo la verticalidad.

Ferrata de la Escalerilla de la muerte





Esta ferrata mezcla tramos de escalera de piedra con la instalación de grapas por las que progresaremos, encontrándonos en su recorrido varios descansillos. Esta vía sin dificultad alguna nos hace disfrutar de unas excelentes vistas del Tajo de Ronda con el puente nuevo.
A continuación está el inicio de la ferrata por cada uno de los compañeros disfrutando de un bello paisaje. 



   



Puesto que como vamos varios con experiencia y otros nuevos, decidimos intercalarnos, de este modo primero irá uno que sabe, otro que no, otro si...  así iremos pendiente de nuestro compañero para guiarlo en la colocación de mosquetones, anclajes... y todo lo necesario.



Allá vamos para arriba. El día está un poco incierto, se espera lluvia, ojala que todavía no empiece a llover.
El orden de subida será Miguel Ángel primero, después Rosa, yo, José Manuel, Pepi, Susi y Victor cerrando el grupo.


El incio de la subida con el tajo de Ronda al fondo es espectacular. Muchos extranjeros que llegan hasta la misma Puerta del Viento para fotografiar las vistas, nos incluyen a nosotros colgados en las paredes como parte del fantástico paisaje.


Según subimos, de vez en cuando miramos alrededor nuestro, contemplando parte de la Serranía de Ronda, ¡Que vistas!

En esta ferrata se puede ir bastante relajado (siempre con seguridad y responsabilidad) ya que solo tenemos la verticalidad de la pared, disfrutando al máximo de la subida.


Tras unos veinte minutos de recorrido llegamos al mirador, junto a la Puerta del Viento. Fotografía del grupo y para abajo de nuevo.


Regresamos al mismo senderillo de antes y pasaremos el inicio de la ferrata que acabamos de realizar. Seguimos unos metros más hacia adelante y llegamos a un antiguo molino al que tenemos que entrar y atravesar un pequeño puentecito para llegar al inicio de la ferrata.

Ferrata de la Sevillana




Esta otra ferrata la podríamos catalogar como nivel de dificultad K1-K2, ya que en el recorrido vertical nos encontramos con un pequeño extraplomo que hay que pasar, de ahí que tampoco la podamos clasificar como fácil.




En el primer tramo nos encontramos con un pequeño saliente lateral sin grapa, con lo que tenemos que colocar los pies en un pequeño saliente de roca que nos encontramos a nuestra derecha (ver foto)



Una vez superada esta parte más dura y en la que tenemos que ejercer un poco nuestros brazos, a unos 5 metros más adelante, la pared tiene una ligera inclinación hacia afuera con lo que de nuevo tendremos que echar de brazos para pasarlo.


Justamente después nos encontramos con un agradecido descansillo, con lo que a más de uno le viene formidable un pequeño respiro de adrenalina.



Los últimos tramos se hacen fácilmente sin dificultad alguna, incluso con otro pequeño descansillo. Es obligatorio detenerse de vez en cuando y mirar hacia abajo y disfrutar de un excelente paisaje


Tras unos cuarenta minutos de recorrido, poco a poco fuimos llegando al mismo mirador de antes.
Los extranjeros y visitantes se quedan sorprendidos al vernos aparecer "de repente" bajo esas verticales paredes.



Contentos todos y satisfechos por disfrutar de un excelente día de ferrata, y sobre todo un 10 a los compañeros que se han estrenado hoy, ¡enhorabuena! y que esto solo sea el principio de esta atractiva actividad.

Y como siempre, después una buena cerveza con bocatas incluidos...





4 comentarios:

  1. Gran reportaje Antonio estas echo un artista

    ResponderEliminar

  2. Magnifico reportaje que nos presentas con una destreza en la escritura, que nos trasladas al lugar.Eres un profesional en la información y descripción. La experiencia estupenda y la compañía maravillosa. Muy recomendable porque hay seguridad en todo momento. Gracias a todos mis compañeros por el maravilloso día que viví con ellos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a todos vosotros por compartir este estupendo día de ferrata.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Jornada ferratera en buena compañía y entorno inmejorable.Gracias Antonio por la estupenda cronica.

    ResponderEliminar