sábado, 20 de octubre de 2012

Ruta diario por el norte de Marruecos y subida al Yebel Musa (Octubre/12)





En este puente de tres días nos trasladaremos al norte de Marruecos para realizar varias rutas por una zona poco visitable cerca de la ciudad de Ceuta y subiremos al monte Yebel Musa.




Día 12, Viernes

-Sevilla-Algeciras-Ceuta
-Ceuta (frontera con Marruecos)-Fnideq (Castillejos)-Puerto de Anyera (Parque eólico)-Tagramt-Ksar es Seghir-Dalia (Punta Cires)-Beliones (Ben Yonech)-Fnideq. Recorrido de unos 100 km.

Día 13, Sábado

-Subida al Yebel Musa (Sierra Bullones). Desnivel acumulado: 950 m, Recorrido: 13 km. Tiempo: 6 horas. Dificultad media.
-Visita a Beliones y recorrido (4 km) por la costa hasta el islote de Perejil.
-Regreso a Fnideq
Día 14, Domingo

-Ceuta-Algeciras
-Algeciras: Sendero del arroyo de la Miel: 7 km, 3 horas, Dificultad baja.
-Algeciras-Sevilla



Día 12, Viernes

A las 5 de la mañana quedamos para salir hacia Algeciras. La idea era coger el barco que salía a las 8 de la mañana (36 € ida/vuelta, cogimos una oferta promocional de Ceuta), al final cogeríamos el de las 9.

El trayecto dura 1 hora aproximadamente, con lo que poco después de las 10 estábamos en Ceuta. Cogimos un taxi (6 €) que nos acerca a la frontera (a unos 7 km).

Una vez efectuados todos los trámites fronterizos, cogimos otro taxi (2,5 €) que nos acercaría al hotel que habíamos reservado en Fnideq (a solo 2 km).

Detrás de la piscina, Ceuta.

Hotel Ibis (40 €/noche/habitación doble), muy bien situado y con buenas vistas hacia el mar y Ceuta.




Recordemos que en esta fecha en Marruecos son dos horas menos, y que la moneda local es el Dirhan. 1 €=10 Dh aproximadamente. Al estar tan cerca de la frontera podemos pagar en euros si queremos.



Dejamos las cosas en el hotel, y rápido contactamos con un taxista para negociar (y regatear) con él. La idea era hacer una ruta de unos 100 km por varios poblados, en una zona poco visitada. Así que después de varios minutos de negociación, llegamos a un acuerdo. Estaría a nuestra disposición desde las 10 horas hasta las 16, realizando el recorrido que teníamos previsto y todas las paradas que quisiéramos. 40 € fue la cantidad pactada. El taxista conocía bien la zona, así que tuvimos suerte, ya que nos llevaría por varios rincones de la zona. Ah, y además hablaba español que francamente, era un gran ventaja


Tiraremos por una carretera local con dirección a Tanger. Poco a poco nos vamos adentrándonos en una zona de montañas.


Allá abajo vamos divisando el mar, y a lo lejos las costas españolas.


El monte Yebel Musa (nuestro objetivo para mañana) cubierto de unas  nubes negras.


Durante este trayecto de carretera vemos algunos poblados dispersos, donde no puede fantar sus esbeltas mezquitas.


En el cruce, nos dirigimos hacia el puerto de Anyera.



A partir de aquí, la carretera se ha vonvertido en una pista en construcción. Solo grandes camiones circulan por este lugar. Van cargados de arena recien traida de las canteras que vemos por la zona.



Ya llegamos a Tagramt. Lo vemos allá abajo. 


Desde el punto de vista turístico, no tiene atractivo alguno. Y ese justamente es lo que nos ha atraido, no ser turístico


Nos disponemos a callejear un poco por el pueblo. Mohamed, nuestro taxista nos acompaña. La gente nos mira extrañados, es lógico, por aquí no vienen los turistas, solo viajeros intrépidos como nosotros que buscamos estos lugares apartados, donde podemos respirar la propia esencia de Marruecos. 





Debo reconocerlo, me encantan estos sitios. A través del objetivo de mi cámara no dejo de ver escenas que me atraen.



Mohamed, conoce algunas personas del pueblo, y aprovecha para presentarnoslo.



Mohamed en el centro con los dos conocidos. Uno de ellos es el que está al cargo de la mezquita.






Es la hora del te. Así que Mohamed nos lleva a un pequeño bar-tienda que hay junto a una explanda, que a su vez hace de plaza del pueblo.
Riquísimo, bien calentito, y bien cargado de yerbabuena.


Ya abandonamos Tagramt, y nos dirigimos por carreteras polvorientas hacia la localidad de Ksar es Seghir, ya cerca de la costa. Realmente lo que estamos haciendo es un rodeo desde el norte de Ceuta (Fnideq) hasta el sur de Ceuta (a unos 40 km de la misma)


Sobre nosotros vemos el gran viaducto de la carretera nacional Tetouan-Tanger.



Pasamos el gran río embalsado del Ksar es Seghi y lo seguimos hasta su desembocadura en el Atlántico. Aquí aprovechamos para comernos unos bocatas contemplando el río morir.


Aquí una calle comercial, donde cada uno vende lo que puede. Rosa le pregunta sobre la procedencia de estos ajos y cebollas.



Siguiendo la carretera y atravesando el gran puerto de Tanger Med llegamos a la localidad de Dalías.


Una coqueta playa decorada de decenas de barquitas de pesca, todas de color azul.



Algunas de ellas destrozadas por los temporales, y otras tantas ubicadas en perfecta armonía, hacen que el decorado tenga un cierto atractivo.





Ya partimos de Dalias con dirección a la localidad de Beliones (Ben Yonech), lugar del que tendremos que partir para subir al Yebel Musa.


Según nos vamos acercando, vemos dicho pico cubierto de nubes. Observamos como su forma silueteada efectivamente se asemeja  a la de  una mujer tumbada conocida como "la mujer muerta", donde su pico son sus pechos, y sus pies van a caer al mar junto a la isla perejil. 


Decidimos bajar hacia Beliones, para localizar el lugar del que tendremos que partir mañana para subir al Yebel Musa, y de paso disfrutar de algunas vistas del pueblo.


Ya estamos en Beliones. Bello enclave rodeado de montañas, y vertiginosos acantilados en la costa.
Beliones ha crecido a la sombra de Ceuta, con ruinas medievales árabes y la antigua ballenera, junto a punta Leona,



Detras podemos contemplar el Peñón de Gibraltar










Una de las mezquitas, de la que partiremos en el inicio de la ruta al Yebel Musa, en la parte baja de Beliones.


La otra mezquita, en la parte alta, donde terminaremos la ruta.






Ya sobre las 16  (hora local) llegamos a Fnideq, donde nos despedimos de nuestro taxista y quedamos con él para el día siguiente.
Fnideq o Castillejos se encuentra a siete kilómetros de Ceuta y es una animada ciudad comercial llena de tenderetes en su gran zoco.


Lo primero que hacemos es tomarnos una merendola de cafes y algunos dulces de la zona. Por cierto, decenas de abejas revoloteaban en el interior del establecimiento atraidos por el azucar y la miel de los pasteles. 



Paseamos por el paseo marítimo, muy ambientado y concurrido.
Este paseo Maritimo de reciente construcción tiene  bellas vistas al Mediterraneo.






En el puerto se respira un abiente pesquero, donde algunos pescadores venden sus últimas piezas de pescados.



A la misma vez, las mujeres ataviadas con sus vestimentas locales, dan un paseo en esta agradable tarde.





Ahora nos desplazamos hacia el interior donde el bullicio de hace más persistente. 


Los tenderetes, y kioskos de ventas abulantes se extienden por todas   partes. Cientos de personas se agolpan en busca de gangas, sobre todo de ropa. Estamos en la zona del Zoco.





Junto al Zoco y el Mercado, se encuentra la gran mezquita. Lugar de encuentro de muchos musulmanes para el rezo, o simplemente para charlar o reunirse en sus alrededores.










Ya por la noche nos fuimos a comer al restaurante Chawarna Principe, en la avenida Chouhadae, en frente de la iglesia católica.
Ambiente marroquí, y muy buen precio. Te "harta" de comer por muy poco dinero, y además de una caliad bastante aceptable.
Nosotros por 282 DH (28 €) comimos los cuatro. 



Día 13, Sábado

Ya por la mañana, al abrir la ventana de la habitación, un sol tímido empieza a salir allá en el horizonte. Es hora de partir hacia el Yebel Musa.



Según la mitología griega Europa y África estaban unidas por dos montes el Calpe (Peñón de Gibraltar) y Abyla (monte Hacho ) que se encuentra en Ceuta y un día Hércules enfurecido por la infidelidad de su amada, tomó con una mano a Calpe y con la otra a Abyla y los separó formándose el estrecho. A su amada la trasformó en piedra y la condenó a un sueño eterno convirtiéndose en el monte Yebel Musa (Mujer Dormida o Muerta)





A las 10 de la mañana nos trasladamos hacia Beliones. Cogemos un taxi que nos lleva 10 €. En poco tiempo hemos llegado.
Ya del día anterior teníamos claro de donde partir. Desde la mezquita que tenemos en la parte baja, y que está casi al final del pueblo.
Justamente en frente tenemos el inicio de la ruta.


La ruta la podemos catalogar de nivel medio, donde tendremos un desnivel acumulado de unos 950 m, recorreremos unos 13 km, y para ello lo haremos en 6 horas, yendo en plan tranquilo, y disfrutando de hermosas vistas.


El Yebel Musa tiene una altura de 839 m, y ya desde el principio empezamos a subir bruscamente.


"Aunque ninguno de los cuatro lo decíamos, seguro que si lo pensamos".
El día anterior, cuando íbamos con el taxista, nos comentó que tuviéramos mucho cuidado al subir, ya que por toda la zona habían muchos argelinos ilegales, que agrupados se dedicaban a robar a los excursionista, con cuchillo en mano, y que en cualquier momento nos podían aparecer.
Hombre, un poquillo mosqueados nos quedamos.


El sendero sin que esté marcado bien  (excepto la primera parte con marcas azules), se va intuyendo en todo momento.


Las vistas que vamos dejando de la bahía de Benzu son fantásticas.
Por un lado la punta Leona y por la otra Benzú dentro del territorio ceutí.



Poco más arriba salimos, llegaos a un sendero bastante ancho, el cual seguiremos.


50 minutos después del inicio pasaremos por varios árboles retorcidos por el fuerte viento.



Y 45 minutos después  llegamos hasta el collado que nos da entrada a la otra vertiente. Estamos a unos 620 m de altitud.



A partir del collado no encontramos camino ni hitos alguno. Así que uno por aquí y otro por allí buscamos alguna senderillo que suba. Lo que si sabemos es que la cumbre la tenemos por nuestra izquierda. Allá abajo a la derecha está la isla de perejil y a lo lejos vemos el puerto de Tanger Med.






Empezamos a subir por un caos de piedra, y que en algunas ocasiones tendremos que pisar con precaución, ya que la piedra está algo húmeda.


Una vez arriba ya vemos la cumbre del Yebel Musa. Ya solo nos tenemos que acercar.



A las 13,15 tocamos cumbre, es decir dos horas y media de subida.
Aquí arriba, unos restos del vértice y de un morabito.



Desde arriba podemos disfrutar de excelentes vistas.
Hacia el mar Ceuta y Fnideq, y hacia el interior las montañas del Rif, y parte de lo que ayer hicimos.
2o minutos aquí arriba disfrutando de esta enorme paz, y saboreando alguno de nuetros manjares.


A continuación queremos bajar hacia el cuello de la mujer (collado de Ain Barca), pero vemos que no lo podemos hacer de forma directa, ya que un enorme cortado nos lo impide.


Ceuta al fondo


Así que tiramos por la otra vertiente de la cuerda, y daremos la vuelta para bajar por la parte trasera.


Esta parte es algo delicada, ya que tenemos unos 300 metros de desnivel y con una fuerte pendiente, y además en un terreno muy inestable.



Ya sobre las 15 horas llegamos  el collado de Cain Barca (cuello), hacemos una paradilla, pero debemos refugiarnos en este pequeño abrigo, ya que el viento sopla fuertemente.


Ya por una pequeña canal, iremos bajando hacia Beliones, llegando sobre las 16,30.



Ya en Beliones tomamos café, e hicimos una rutilla por la costa hasta el islote de Perejil (unos 4 km).





Ya en el extremo izquierdo del pueblo, el camino está indicado como un PR. Por aquí iniciaremos la rutilla.


Vista parcial de Beliones, con unas antiguas instalaciones balleneras.


El sol,  poco a poco empieza a  caer, la luz le da una belleza especial a punta Leona, donde una mezquita estratégicaente situada, nos crea una bonita estampa



La costa española recortada, destaca fuertemente la silueta del Peñón de Gibraltar


Muy cerca queda el islote de Perejil, donde ya los últimos rayos de sol caen de forma tímida sobre la costa.




Ya casi de noche volvimos a Beliones, y el primer taxi que vemos lo cogemos (100 Dh),
En Fnideq nos indicaron un lugar para cenar, en el mismo paseo marítimo, cerca del hotel.
Restaurante Vista mar, no tenía mala pinta, más occidental que marroquí. Preferimos en el que comimos ayer.


Día 14,Domingo

La idea era coger el barco de las 10,30 que nos llevaría hasta Algeciras.
Teniendo en cuenta que son dos horas menos en Marruecos, nos tocaba madrugar.

Ya en Algeciras, hicimos el sendero del Arroyo de la Miel, situado en el barrio del cobre.
Hicimos unos 7 km para estirar las piernas antes de comer.
Siendo domingo, el sendero está lleno de familias con crios.
Es un paseo agradable por el  arroyo con varias cascadas, pero lo siento, no puedo aportar ninguna fotografía, ya que me quedé sin bateria.
Ya después de comer, sobre las 17,30 partimos para Sevilla, llegando a las 20 horas. Bonito puente, y con dos grandes compañeros de viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario